lunes, 26 de enero de 2009

El momento 9

En esos momentos de sensaciones extrañas, voltear y ver el cielo en una noche despejada completamente llena de estrellas y cosas desconocidas aun para el ser humano es asombroso, me doy cuenta de que exactamente así se encuentran mis pensamientos cuando analizo mi posición dentro de esta sociedad una sociedad donde uno es nada y todo es algo y ese algo conformado por millones de ideas desconocidas pensamientos sabios y soluciones que nunca han sido escuchadas.

Pero… ¿Que hacer en aquellos momentos donde la razón no es la única salida a la desesperación? En aquellas situaciones donde nos encontramos atrapados aparentemente sin salida y la única solución que nos viene en mente es la de errar para demostrar que hacemos lo correcto suena extraño pero es real.

Muchas veces nuestros actos son lo correcto para aquellos que se percatan de nuestros movimientos pero ¿Será realmente lo que nosotros hubiéramos deseado? Lo dudo, el errar para fingir que todo esta bajo control no es mas que un inútil intento de solución, realmente obtener esa solución es mas fácil de lo que pensamos pero generalmente las situaciones que nos hacen errar nos son difíciles de sobrepasar ya que no tenemos la modestia de pensar por un momento las cosas y claro un poco de valor para enfrentar la situación sin miedo a equivocarnos una vez que las cosas han sido analizadas.

Después de los estragos encontraremos la calma, obvio con sus respectivos daños, siempre de alguna manera u otra habrá alguna razón por minima que sea en la que no nos sentiremos satisfechos con nuestra decisión, el tiempo nos hará ver que todo es superficial y no tan profundo como nosotros lo creíamos en cierto momento.

Así que concluyo en que los impulsos efectuados sin la correcta argumentación pueden originar un problema mayor del que teníamos ya encima.

No hay comentarios: